NOVEDADES

28 Abr 2020

Poner el Mundo en Palabras

La primera infancia es un período de gran plasticidad cerebral, entre los 0 y 5 años de edad, ocurren en los niños y niñas procesos de aprendizaje de gran importancia para su desarrollo posterior. Entre estos destaca la adquisición de un sistema formal de comunicación, que no sólo le brindará la capacidad de comunicarse, sino también le permitirá desarrollar su capacidad de pensar. El lenguaje nutre el pensamiento y el pensamiento nutre el lenguaje.

Para el desarrollo del lenguaje y la comunicación se requiere de constantes intercambios, en contextos significativos, que normalmente se producen al interior del hogar. Es por esto que la familia juega un rol preponderante en este proceso.

Los padres se preguntan ¿cómo hacerlo? aluden a la falta de tiempo, de instrucción o de recursos para llevarlo a cabo.

Poner el mundo en palabras es algo verdaderamente simple y factible para cualquier padre o cuidador de un niño. Se trata simplemente de hablar acerca de todo lo que ha captado la atención o interés del niño. A pesar de la falta de tiempo, nunca podemos dejar de alimentar, asear, vestir, mudar o transportar a los niños. Estas “rutinas” se convierten en instancias claves para posibilitar la construcción de significados.

Poner el mundo en palabras y expresiones simples, que se repetirán cada vez que se realice esa rutina y se podrán ir complejizando con el tiempo y el desarrollo que el niño vaya experimentando.
Es algo verdaderamente espontáneo y natural en cualquier persona, pero tomar conciencia sobre el poder de esta práctica, puede favorecer la frecuencia y calidad de la misma.

Por
Francisca Zubiri
Educadora Diferencial con Mención en Trastornos de Audición y Lenguaje
Magíster en Neurociencias y Educación

Deja una respuesta